Skip to content

Rev. Hui Zhi Shakya (OHY)

Maestro del Dharma en la Orden Hsu Yun del Budismo Chan/Zen

Nelson Solorio Talavera

Chihuahua, México

 

Maestro en Antropología Social

La Enseñanza de Buda no tiene secretos, no es una ciencia oculta, es una práctica que se desenvuelve en la sencillez del día a día. Se puede resumir de la siguiente manera: “No hagas el mal a criatura alguna, cultiva lo que es hábil, purifica tu mente: esta es la enseñanza del Buda (Dhammapada, verso 183).

“No hagas el mal a criatura alguna”, significa que no debemos causar dolor o miedo voluntariamente, no debemos matar, en consideración de que todos los seres queremos vivir, hasta aquellos que nos parecen malvados o repugnantes. Nosotros mismos estamos incluidos en esto, y el objetivo de las Enseñanzas es que no nos hagamos daño a nosotros mismos a través del sufrimiento.

“Cultivar lo que es hábil” es actuar de la manera que conduce al cese del sufrimiento, actuar de manera correcta, práctica y efectiva para alcanzar ese fin supremo. Esto se logra través del Camino Medio, el noble sendero que evita caer en extremos y dualismos.

“Purificar la mente” significa retirar las impurezas de la codicia, la aversión y la ignorancia. Para ello hemos de prestar atención a nuestra propia mente, adquirir conciencia, contemplar su funcionamiento y tomar las riendas, de manera que abandonemos la superstición y el autoengaño. Ya que la mente dirige nuestras vidas, no podemos dejarla contaminada y a la deriva.

La Enseñanza de Buda significa abandonar lo ilusorio y lo perjudicial para alcanzar aquí y ahora, la libertad y la paz no sólo mental sino vital, que llamamos Nirvana.