DHARMA TALKS 005 – MIND IN ORDER


Mi experiencia en la práctica seguramente es muy pobre comparada con la de muchos de ustedes, pero la percepción que se tiene al interactuar en un espacio virtual como estos, preocupa.

Llevo varios años estudiando los folios, los registros base, en todo lo que refiere a la propuesta temprana del Buda, entendiéndola como escuela de pensamiento, como tecnología del «yo», pero coincidiendo con un principio enseñado y expresado por el Buda: ser escéptico; y si se es sincero y congruente en esa dirección, cabe decir que no todo en el Canon Pali sobrevive a la Navaja de Ockham, pero aquello que sí lo hace, brinda los elementos y herramientas necesarias para que el estudiante desarrolle un sistema de pensamiento crítico, racional y ordenado; para que desarrolle una ética autónoma, que se emancipe emocionalmente, asuma su realidad, desarrolle la habilidad de poner su mundo exterior en contexto y actúe según corresponda.
 
Lamentablemente lo que se evidencia al interactuar en estos espacios, es una bastardización de esta propuesta. Hoy por hoy todos somos carne de cañón de un sistema socioeconómico que arrasa con todo lo que encuentra: nacemos, crecemos, nos reproducimos y fallecemos; siempre revolcados en el lodo de una sociedad toxica, que castra cerebros y hace realidad social un panorama que para nosotros es «ficción», un «Walking Dead».
 

Lo triste es que una propuesta que evidentemente esta diseñada para generar un cambio funcional de consciencia cuestionando los pensamientos in-hábiles con los que operamos, se convirtió en otro sistema de captura igual o peor a todos los ya existentes, que con mucha eficiencia anestesian y estimulan el auto-embrutecimiento. Desde los inicios de esta escuela, el principal obstáculo para su desarrollo, la principal preocupación, ha sido que sea fagocitada por sistemas de pensamiento supersticiosos, in-hábiles, estúpidos y enfermos; situación esta que evidentemente ha prevalecido e impera a día de hoy.

No, no existe. La propuesta del Buda brilla es por su ausencia, se reemplazó por un sistema escapista que nos distrae de la existencia, de nuestras prioridades reales, y a cambio nos preocupa con: campanitas, rosarios, mantras, velitas, inciensos, con chacras, «energías», colores, talleres de costura… Con mucha mierda. Coincido en lo expresado a este respecto, con lo dicho hace años por el Venerable Varasak Varadhamo, monje muy respetado de la tradición Theravada: «Realmente hoy nadie estudia, y nadie practica».
 
La globalización no es otra cosa que hegemonizar los gustos, las culturas, la estupidez grupal y la ignorancia. Una gran masa de borregos sumisos. La propuesta del Buda, por lo menos en estas latitudes no existe, lo que existe es un prospero y cada vez más fuerte bud«ismo».
 
Metta _()_ _()_ _()_
 
Rev. Zheng Xian Shakya (OHY)
 
Edición @San Bernardo de Palermo

Compartir